Home / Bienestar / FUE AL BAÑO Y COMENZÓ A GRITAR DE DOLOR.

FUE AL BAÑO Y COMENZÓ A GRITAR DE DOLOR.

La niñita fue al baño y comenzó a gritar de dolor. ¡Cuando su madre vio su mano quedó aterrorizada!

Una infección de arañas potencialmente mortales hicieron un agujero en la mano de una niñita de 8 años ¡La pequeña quedó tan traumatizada que no quería regresar a su casa!

La joven Abbie, Kinnaird, tuvo que ser llevada de urgencia al hospital para practicarle una cirugía y un injerto de piel después de haber sido mordida por una reclusa marrón. Tuvo que permanecer ingresada 4 días.

La familia no pudo volver a su vivienda de Colchester, en Essex, a causa de una infestación de reclusas marrones y de falsas viudas negras, cuyas consecuencias pueden ser fatales.

Al parecer, las arañas estaban escondidas entre la ropa o los juguetes. ¡Sus mordeduras pueden necrosar la piel! La reclusa marrón habría caído del techo del cuarto de baño antes de implantar sus larvas en la mano de Abbie. ¡Otras dos arañas similares se encontraron en su cama!

Hayley, la madre de Abbie, relató que su hija estaba completamente aterrorizada ante la idea de volver a casa.

“El exterminador no dijo que solo había visto algunas arañas, pero cuando comenzó a fumigar, se percató de que había muchas otras, incluidas algunas falsas viudas negras y reclusas marrones. Estaban escondidas entre la ropa y los juguetes. Aún hay riesgo de que tengan que pasar semanas hasta que todas hayan entrado en contacto con los pesticidas y por eso nos han recomendado no volver a la casa por ahora.

Según la mamá de Abbie, la mordedura en la mano de su hija era de color rojo, ¡después se infectó y se volvió negra! Fue entonces cuando llevaron a la pequeña al médico, quién le recetó antibióticos. Una semana después, la cosa no iba mejor. La niña tenía erupciones y la derivaron al hospital, donde le pusieron un tratamiento intravenoso.

“Nos dijeron que tendrían que hacerle un injerto de piel. Al cabo de unas horas entró en quirófano. Allí le retiraron la piel negra y le extirparon lo que había en el interior”.

¡El agujero tenía el tamaño de una moneda de 2,5 cm!

Como Hayley, Abbie y Rhys vivían en un pequeño apartamento de un solo dormitorio y por el momento no podían volver allí, la Sra. Kinnaird solicitó al Colchester Council un alojamiento de urgencia. Lo único que pedía era un lugar en el que sentirse segura con sus hijos.

¿Conoces algún caso de picaduras de araña tan espectaculares como éste? ¡Esperamos tus comentarios!

Loading...
Close